Alcanzar los objetivos

Alcanzar los objetivos

A diario atiendo a personas que me dicen que les cuesta alcanzar objetivos. Muchas de estas personas han manifestados que empiezan muy motivadas, pero al cabo de un tiempo, pierden ganas e interés. Lo cual ocasiona que esos objetivos que antes eran muy importantes, pasen a no tener importancia y a dejarse abandonados. Por eso, quiero compartir contigo cuatro consejos para que puedas mantener el foco y la motivación en eso que quieres, sin perderte en el camino de alcanzar tus objetivos.

Consejos para alcanzar los objetivos:

  • Escribe tu objetivo: Muchas veces las personas no lo tienen bien identificado. Ese objetivo debe ser algo que defina con exactitud lo que buscas. Ejemplo: “Estoy buscando sentirme mejor”. Este objetivo no está bien definido, ya que ese “sentirse mejor” puede tener diferentes significados según la persona. Para alguno “sentirse bien” es poder correr sin agotarse rápido, para otro puede ser no tener dolores en el cuerpo y estar más lleno de energía… Por lo tanto, es necesario identificar con claridad el objetivo. Utiliza la metodología SMART (hablaremos de esto en uno de los próximos post).
  • Conectar con el “por qué y para qué”: Un ejercicio es escribir la pregunta en una hoja “¿por qué quiero lograr este objetivo?” y anotar la respuesta que primero te venga a la cabeza, y hacer esto mismo 8 veces con la misma pregunta. De esta forma saldrán los motivos reales y que mas ocultos se encuentran en nuestro inconsciente. Te recomiendo que el “para qué” lo puedas poner de forma visual (foto de lo que quieres alcanzar), en lugares donde lo puedas ver a menudo (fondo de pantalla, pared…), así tu cerebro lo tendrá presente y te ayudará a conectar con la motivación diariamente.

¡Estimula tu cerebro!

  • Trocea: Muchas veces el objetivo es tan grande que las personas se asustan y no saben por dónde empezar, generando desmotivación. Por lo tanto, coger el objetivo y trocearlo en partes pequeñas es la mejor manera de planificar y empezar, ordenándolos por prioridad, colocando fechas y actividades.
  • Constancia y perseverancia: Es mejor que todos los días hagas algo mínimo de ese objetivo y no dejarle mucho espacio de tiempo, ya que de esta forma logras establecer hábitos, independientemente de que estés muy motivado o no porque tu cerebro lo graba como “necesidad”.

Para seguir estos consejos puedes apoyarte en la rueda de la vida, enfocándote en un área en específico o en varias, pero no te satures, no olvides que “trocear” te llevará a al avance.

Y cuando sientas que vas a rendirte, recuerda “Por qué y Para qué”